El grupo “Jesús Salva a mi Familia” cumple su tercer aniversario


Su objetivo es ayudar a los matrimonios en dificultad

BOGOTÁ, lunes, 27 abril 2009 (ZENIT.org).- El grupo “Jesús Salva a Mi Familia” (JSMF) cumple este lunes 27 de abril su tercer aniversario.

El grupo, integrado por dos mil miembros, principalmente de Latinoamérica y Estados Unidos, durante estos tres años ha estado “al servicio de las familias, apoyando y ayudando en muchas restauraciones matrimoniales y personales de los miembros que forman parte de esta gran comunidad”, informa a ZENIT uno de su fundadores José H. Abad.

Como grupo católico, añade, “servimos a las familias ofreciendo todo el tiempo y apoyo para lograr sanación y restauración en estos tiempos donde el verdadero significado del amor se ve desvirtuado por el hedonismo, el egoísmo, la falta de compromiso, entrega, sacrificio entre muchos males que acosan y corroen los hogares y los matrimonios”.

José Abad subraya que “son innumerables los testimonios en nuestro grupo en donde como pasos de restauración proponemos, primero el encuentro sanador con Cristo, segundo la intercesión por la familia y la unidad familiar, y tercero la unidad familiar en Cristo fuente del amor”.

Según precisa Jorge Abad, “a partir de este año todos los 27 de abril, día del aniversario de Jesús Salva a Mi Familia, estaremos los más de dos mil miembros del grupo y los 400 visitantes diarios de nuestra página a nivel mundial realizando una Jornada de Oración Mundial titulada: ‘Unidos en oración por la defensa del Sacramento del matrimonio y la unidad familiar'”. -Leer completo en Zenit-

¿Tráfico de Influencias en la dispensación de la píldora del día después?

El marido de la Jefa del Servicio de la Mujer (Ministerio de Sanidad) redactó el informe de la libre dispensación de la ‘píldora del día después’

Fuente: Aragón Liberal

El letrado Manuel Amarilla, marido de la Jefa del Servicio de la Mujer del Ministerio de Sanidad, Sagrario Mateu, redactó, a petición de la multinacional italiana CHIESI, el informe que ha servido como argumento al gobierno para aprobar la libre dispensación de la píldora del día después.

La relación entre CHIESI, comercializadora de NorLevo, popularmente conocido como la píldora del día después y el abogado Manuel Amarilla se estableció desde el despacho profesional del letrado y amparado por el Grupo Europeo de Derecho Farmacéutico que, curiosamente, preside el mismo Manuel Amarilla.

Desde la llegada de Zapatero al gobierno, la filial española del grupo farmacéutico italiano CHIESI intentó conseguir el cambio de status de la píldora del día después, para lo cual mantuvo diversas reuniones con el Ministerio de Sanidad en las que participaba la Jefa del Servicio de la Mujer Sagrario Mateu, siendo la postura del Ministerio absolutamente contraria a la libre dispensación de NorLevo.

A principios de 2006, el laboratorio CHIESI contrató al letrado Manuel Amarilla, esposo de la citada Jefa del Servicio de la Mujer, para que mediara entre la multinacional farmacéutica y el Ministerio, organizándose reuniones en las que participaron, por parte del Ministerio de Sanidad, la Dirección General de Salud Pública, la Dirección General de Farmacia, la Agencia Española de Medicamentos y la Jefa del Servicio de la Mujer Sagrario Mateu y, por parte de CHIESI su director general en España Manel Vives, su directora de relaciones institucionales Carmen Basolas y el abogado Manuel Amarilla.

La incorporación a estas reuniones del marido de la alta funcionaria del Ministerio, agilizaron el camino para el cambio de status de NorLevo que el laboratorio italiano pretendía. Se estableció un programa de actuación y un calendario por el cual, en primer lugar, CHIESI debía conseguir apoyos de las sociedades científicas y crear un clima partidario de la libre dispensación de la píldora del día después entre los ginecólogos y los médicos de atención primaria, También debía crear un grupo de presión que el laboratorio denominó Taks Force cuyo objetivo sería comprar voluntades de los principales líderes de opinión, tanto de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) y de la Sociedad Española de Medicina Familiar (SEMFYC).

Para ello CHIESI volvió a recurrir al abogado Manuel Amarilla quien redactó la Guía El menor maduro ante la salud sexual y reproductiva y la anticoncepción de emergencia, y para la que consiguió el aval de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), no logrando el de la Sociedad Española de Medicina Familiar por ser esta una Sociedad muy reacia a aceptar las presiones de los laboratorios farmacéuticos; la guía que fue distribuida a todos los ginecólogos, médicos de atención primaria y médicos de planificación familiar de España por los visitadores médicos del laboratorio CHIESI. Esta guía, en 2006, ya sostenía los argumentos básicos empleados por el gobierno para aprobar la libre dispensación de la píldora del día después. Con estos argumentos defendía la guía la “libre dispensación de la píldora anticonceptiva de emergencia/píldora postcoital”

Se trata de un fármaco perfectamente conocido y con amplia experiencia de uso, seguro y bien tolerado y cuya libre dispensación puede suponer una serie de innegables beneficios como puedan ser la reducción de la incidencia de embarazos no deseados y de abortos por coito desprotegido o fallo del método anticonceptivo, reducción de los costes sanitarios, mayor accesibilidad al método, reducción de las consultas a los servicios de urgencia, tranquilidad de la mujer afectada, mayor equidad en la dispensación

La referida guía finalizaba diciendo

Por todo esto, el acceso libre a la anticoncepción de emergencia supondría no solo una mejora del problema de salud pública, en el que nos encontramos, sino una optimización de los actuales recursos sanitarios, evitando las consultas relacionadas con este tema y la visita a los servicios de urgencia, así como los gastos derivados de un posible embarazo no deseado, una interrupción voluntaria del embarazo y sus consecuencias tanto físicas como psíquicas.

Bajar el precio de un antiasmático a cambio de aprobar la libre dispensación de la “píldora del día después

Desde finales de 2007 CHIESI negociaba con el Ministerio de Sanidad el precio de salida al mercado de su antiasmático Foster (formoterol + beclometasona extrafina) y de Formodual, marca registrada también por el laboratorio italiano y lincenciado a la multinacional farmacéutica PFIZER. El acuerdo pactado por el abogado Amarilla y el Ministerio fue la reducción del precio que inicialmente pretendía CHIESI para estos dos productos a cambio de la definitiva aprobación del Decreto de Libre Dispensación de NorLevo.

Autor: Fernando Candela- Fecha: 2009-07-10
Fuente: Solidaridad.net

Virgen del Carmen, ruega por nosotros


El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es madre de todos.

Los carmelitas tienen, entre otros, el mérito de haber llevado esta advocación mariana a todos los estratos del pueblo cristiano.

En el siglo XII algunos eremitas se retiraron al Monte Carmelo, con San Simón Stock.

La Virgen Santísima prometió a este santo un auxilio especial en la hora de la muerte a los miembros de la orden carmelitana y a cuantos participaran de su patrocinio llevando su santo escapulario.

Los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada. Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita contenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

La estrella del Mar y los Carmelitas.

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con La Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.

Los Carmelitas y la Virgen del Carmen se difunden por Europa.

La Virgen Inmaculada, Estrella del Mar, es la Virgen del Carmen, es decir a la que desde tiempos remotos allí se venera. Ella acompañó a los Carmelitas a medida que la orden se propagó por el mundo. A los Carmelitas se les conoce por su devoción a la Madre de Dios, ya que en ella ven el cumplimiento del ideal de Elías. Incluso se le llamó: “Los hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo”. En su profesión religiosa se consagraban a Dios y a María, y tomaban el hábito en honor ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenecían a ella, y por ella, a Cristo.

¿Qué es el Escapulario carmelita?

Los seres humanos nos comunicamos por símbolos. Así como tenemos banderas, escudos y también uniformes que nos identifican. Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios.

Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda. Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.

Dice San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia: “Así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios.”

El escapulario es un sacramental.

Un sacramental es un objeto religioso que la Iglesia haya aprobado como signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. Los sacramentales deben mover nuestros corazones a renunciar a todo pecado, incluso al venial.

El escapulario, al ser un sacramental, no nos comunica gracias como hacen los sacramentos. Las gracias nos vienen por nuestra respuesta de amor a Dios y de verdadera contrición del pecado, lo cual el sacramental debe motivar.

¿Cómo surgió el escapulario?

La palabra escapulario viene del Latín “scapulae” que significa “hombros”. Originalmente era un vestido superpuesto que cae de los hombros y lo llevaban los monjes durante su trabajo. Con el tiempo se le dio el sentido de ser la cruz de cada día que, como discípulos de Cristo llevamos sobre nuestros hombros. Para los Carmelitas particularmente, pasó a expresar la dedicación especial a la Virgen Santísima y el deseo de imitar su vida de entrega a Cristo y a los demás.

La Virgen María entrega el escapulario el 16 de julio de 1251.

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó “La flor del Carmelo” y la “Estrella del Mar” y le suplicó la protección para toda la comunidad.

En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:

“Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno”

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

Explicación de la Promesa:

Muchos Papas, santos como San Alfonso Ligorio, San Juan Bosco, San Claudio de la Colombiere, y San Pedro Poveda, tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y llevaban el escapulario. Santos y teólogos católicos han explicado que, según esta promesa, quien tenga la devoción al escapulario y lo use, recibirá de María Santísima a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia en el estado de gracia (sin pecado mortal) o la gracia de la contrición (arrepentimiento). Por parte del devoto, el escapulario es una señal de su compromiso a vivir la vida cristiana siguiendo el ejemplo perfecto de la Virgen Santísima.

El escapulario tiene 3 significados:

  • El amor y la protección maternal de María: El signo es una tela o manto pequeño. Vemos como María cuando nace Jesús lo envuelve en un manto. La Madre siempre trata de cobijar a sus hijos.
  • Envolver en su manto es una señal muy maternal de protección y cuidado. Señal de que nos envuelve en su amor maternal. Nos hace suyos. Nos cubre de la ignominia de nuestra desnudes espiritual.

    Vemos en la Biblia:

    -Dios cubrió con un manto a Adán y Eva después de que pecaron. (manto – signo de perdón)

    -Jonás le dio su manto a David: símbolo de amistad -Elías dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida.

    -S. Pablo: revístanse de Cristo: vestirnos con el manto de sus virtudes.

  • Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.Consagración: ´pertenecer a María´ es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

    -En 1950 Papa Pío XII escribió acerca del escapulario: “que el escapulario sea tu signo de consagración al Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan peligrosos”. Quien usa el escapulario debe ser consciente de su consagración a Dios y a la Virgen y ser consecuente en sus pensamientos, palabras y obras. Dice Jesús: “Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera”. (Mt 11:29). El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar, pero que María nos ayuda a llevar. El escapulario es un signo de nuestra identidad como cristianos, vinculados íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación, lo que exige que seamos pobres, castos y obedientes por amor.

    Al usar el escapulario constantemente estamos haciendo silenciosa petición de asistencia a la Madre, y ella nos enseña e intercede para conseguirnos las gracias para vivir como ella, abiertos de corazón al Señor, escuchando su Palabra, orando, descubriendo a Dios en la vida diaria y cercanos a las necesidades de nuestros hermanos, y nos está recordando que nuestra meta es el cielo y que todo lo de este mundo pasa. En la tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden dice: “No lleguemos a la conclusión de que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos…Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la omnipotencia suplicante de la Madre de la Misericordia.”

  • El suave yugo de Cristo: “Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mi, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”. (Mt 11:29-30)-El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar.

    Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

    Se debe vivir lo que significa

    El escapulario es un signo de nuestra identidad como católicos, vinculados de íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente según nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación. Esto requiere que seamos pobres (un estilo de vida sencillo sin apegos materiales), castos y obedientes por amor a Dios.

    En momentos de tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre, resueltos a ser fieles al Señor.

    Ella nos dirige hacia el Sagrado Corazón de su Hijo Divino y el demonio es forzado a retroceder vencido.

    Imposición del Escapulario:

    El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice:

    “Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna”

    ¿Puede darse el escapulario a quien no es católico?

    Sí. El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es madre de todos. Muchos milagros de conversión se han realizado en favor de buenos no-católicos que se han decidido a practicar la devoción al escapulario.

    Conversiones.

    Un anciano fue llevado al Hospital de San Simón Stock en la ciudad de Nueva York, inconsciente y moribundo. La enfermera al ver al paciente con el Escapulario Carmelita llamó a un sacerdote. Mientras rezada las oraciones por el moribundo, éste recobró el conocimiento y dijo: “Padre, yo no soy católico”. “¿Entonces, ¿por qué está usando el Escapulario Carmelita?”, preguntó el sacerdote. “He prometido a mis amigos usarlo”, explicó el paciente. “Además rezo un Ave María diariamente.” “Usted se está muriendo” replicó el sacerdote. “¿Quiere hacerse católico?” ´Toda mi vida lo he deseado”, contestó el moribundo. Fue bautizado, recibió la Unción de los Enfermos antes de fallecer en paz.

    Alerta contra abusos:

    El escapulario NO salva por sí solo como si fuera algo mágico o de buena suerte, ni es una excusa para evadir las exigencias de la vida cristiana. Mons. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden Carmelita nos dice: “No lleguemos a la conclusión que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos… Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la ´omnipotencia suplicante´ de la madre de la misericordia.”

    Los Papas y Santos han muchas veces alertado acerca de no abusar de la promesa de nuestra madre como si nos pudiéramos salvar llevando el escapulario sin conversión. El Papa Pío XI nos advierte: “aunque es cierto que la Virgen María ama de manera especial a quienes son devotos de ella, aquellos que desean tenerla como auxilio a la hora de la muerte, deben en vida ganarse dicho privilegio con una vida de rechazo al pecado y viviendo para darle honor.”

    Vivir en pecado y usar el escapulario como ancla de salvación es cometer pecado de presunción ya que la fe y la fidelidad a los mandamientos es necesaria para todos los que buscan el amor y la protección de Nuestra Señora.

    San Claude de la Colombiere advierte: “Tu preguntas: ¿y si yo quisiera morir con mis pecados?, yo te respondo, entonces morirás en pecado, pero no morirás con tu escapulario.”

    Oración a la Virgen del Carmen

    Súplica para tiempos difíciles

    “Tengo mil dificultades:
    ayúdame.
    De los enemigos del alma:
    sálvame.
    En mis desaciertos:
    ilumíname.
    En mis dudas y penas:
    confórtame.
    En mis enfermedades:
    fortaléceme.
    Cuando me desprecien:
    anímame.
    En las tentaciones:
    defiéndeme.
    En horas difíciles:
    consuélame.
    Con tu corazón maternal:
    ámame.
    Con tu inmenso poder:
    protégeme.
    Y en tus brazos al expirar:
    recíbeme.
    Virgen del Carmen, ruega por nosotros.
    Amén.”

  • Autor: Archidiócesis de Madrid | Fuente: Catholic.net

    El verdadero progreso del mundo


    En los últimos días se aprecia una suerte de intensificación del pontificado de Benedicto XVI. La clausura del Año Paulino, la apertura del Año sacerdotal y la inminencia de la nueva encíclica, podrían haber sido simples pasos formales, pero el Papa está aprovechándolos para marcar con una fuerza impresionante la ruta difícil de la Iglesia en este momento de la historia.

    El magisterio de San Pablo le ha servido a Benedicto XVI para tejer una monumental homilía que alumbra los desafíos de esta hora convulsa, dentro y fuera de la Iglesia. Para ello ha partido del famoso versículo de la Carta a los Romanos en que el apóstol advierte: “No os ajustéis a este mundo, sino dejaos transformar renovando vuestro modo de pensar, para poder discernir la voluntad de Dios”. Este no-conformismo del apóstol a los esquemas imperantes de cada época es para el Papa un elemento permanente de la vida cristiana. Con Cristo no ha llegado sólo un discurso nuevo sobre la vida, no ha entrado en el mundo una mera ejemplaridad moral, sino que vivir con Él implica una renovación total de la persona, un nuevo modo de pensar, de sentir y de actuar. Pablo lo tiene claro en su nueva experiencia: no es que haya dejado una sinagoga por otra, es que después de conocer y amar a Cristo es ya otro hombre. Este es el centro de la “revolución cristiana”, un centro amenazado constantemente por los intentos de reducir la fe a ética, a cultura, a política o a mera piedad. Y Benedicto XVI presenta batalla, sabe y siente que es su misión como sucesor de Pedro.

    El mundo siempre está en busca de novedades y esto es lógico, apunta agudamente el Papa, porque su situación es siempre insatisfactoria. Pero una auténtica novedad sólo puede venir de que existan hombres nuevos. Una línea maestra que con seguridad descubriremos de nuevo en las páginas de la esperada encíclica Cáritas in veritate. En la Carta a los Efesios Pablo vincula la renovación del hombre cambiado por Cristo con alcanzar la edad adulta, la madurez humana, contrapuesta a la situación de quienes son como niños sacudidos por las olas y arrastrados por cualquier viento de doctrina. Y aquí el Papa se apresta a una nueva batalla, en este caso contra quienes extienden la idea de que tener una “fe adulta” coincide con no escuchar la voz de la Iglesia y de sus pastores, eligiendo autónomamente qué creer y qué no creer. Benedicto XVI ironiza sobre la supuesta valentía de quienes escogen ese camino, ya que tienen siempre asegurado el aplauso del público. Por el contrario, hoy se necesita verdadero coraje para adherirse a la fe de la Iglesia, incluso cuando ésta desafía los esquemas del mundo contemporáneo. La verdadera fe se opone a los vientos de la moda, porque sabe que no coinciden con el soplo del Espíritu Santo que sólo se expresa en la comunión con Jesucristo, dentro de la Iglesia. Sólo así los cristianos seremos portadores de una novedad digna de ser escuchada por el mundo. -Leer artículo completo-

    Autor: José Luis Restán

    Cándido y la lección de humanismo

    El filósofo e historiador Rémi Brague se pregunta, mediante una fábula, al estilo de Voltaire, sobre el extraño rechazo a la advertencia del Papa de que el problema del sida no se resolverá con preservativo, sino con un cambio de actitudes.

    Verán ustedes, no es con medidas puramente técnicas como se terminará con la adicción al tabaco, con sus consecuencias: el aumento de cáncer de pulmón, de vejiga, etc. Desde luego, poner filtros en los cigarrillos puede limitar los daños. Pero su presencia da a los fumadores una falsa seguridad, y no se preguntan sobre sus motivos y responsabilidades. La verdadera solución, la solución a fin de cuentas, está en la educación: habría que enseñar a la gente a dominar su angustia en vez de fumar como carreteros. Es a ese precio como redescubrirán la alegría de respirar los verdaderos olores de la vida.

    Bravo, querido doctor, y gracias por esta bonita lección de humanismo!

    Verán ustedes, no es con medidas puramente técnicas como se llegará al fin de la violencia en los suburbios, con sus consecuencias: la destrucción de edificios públicos, incendios de coches, etc. Desde luego, poner un policía municipal detrás de cada joven puede limitar los daños, y más vale reprimir que dejar a los culpables sin castigo. Pero la presencia de la policía da a los responsables de los suburbios una falsa seguridad, y les evita preguntarse por los motivos de los alborotadores y sus propias responsabilidades. La verdadera solución, la solución a fin de cuentas, está en la educación: habría que enseñar a los jóvenes a controlar sus frustraciones en vez de destrozarlo todo. Es a ese precio como redescubrirán la felicidad de ganarse la vida con un trabajo honrado y contribuir al bien de la sociedad.

    ¡Bravo, querido político, y gracias por esta bonita lección de humanismo!

    Verán ustedes, no es con medidas puramente técnicas como se llegará al fin del terrorismo islámico, con sus consecuencias: la regresión de sociedades enteras, la opresión de las mujeres, etc. Desde luego, enviar soldados a Afganistán puede limitar los daños, y más vale no dejar a los fanáticos imponer su Ley. Pero la presencia de los ejércitos occidentales da a los políticos de aquí y de allá una falsa seguridad, y les evita interrogarse sobre los motivos de los talibanes y sus propias responsabilidades. La verdadera solución, la solución a fin de cuentas, está en la educación: habría que enseñar a los musulmanes a pasar a la modernidad sin saltársela. Es a ese precio como redescubrirán la alegría de vivir en democracia y de dialogar en paz con las otras civilizaciones.

    ¡Bravo, querido diplomático, y gracias por esta bonita lección de humanismo!

    Verán ustedes, no es con medidas puramente técnicas como se llegará al final del sida, con sus consecuencias: el aborto, el abandono de niños, etc. Desde luego, ponerse un preservativo puede limitar los daños y, si no se puede contener, más vale utilizarlo que contagiar a su pareja. Pero su utilización da a la gente, tanto en África como en otros lugares, una falsa seguridad, y les evita el preguntase por sus motivaciones y sus responsabilidades. La verdadera solución, la solución a fin de cuentas, está en la educación: habría que enseñar a la gente a canalizar sus impulsos sexuales en vez de multiplicar sus experiencias en el fondo insatisfactorias. Es a ese precio como redescubrirán la alegría de amar y de respetar a una persona, de fundar una familia y de educar a los hijos.

    Bravo, querido Benedicto XVI, y gracias por…

    ¡Estás loco! ¡Es el Papa quien habla así! ¡No es uno de nosotros, es una sotana! El Papa es alemán, por tanto nazi. Es cristiano, por tanto pasado de moda. Sí, sí, lo he oído en los medios de comunicación. Él es Papa, por tanto siempre está equivocado en todo…

    Rémi Brague, en Le Figaro
    Traducción: Rocío Allende

    Fuente: Alfa & Omega

    Leticia no sufrió, y sonreía


    Testimonio de Doña María Rosa Sánchez, madre de una niña con trisomía 18, que sobrevivió ocho meses.

    Tienen trastornos incompatibles con la vida que los convierten en los candidatos perfectos al aborto. Sin embargo, las familias agrupadas en la asociación Trisomía 13, Trisomía 18 y Otras Malformaciones Congénitas saben que, si se les da la oportunidad de demostrarlo, estos niños devuelven con creces todo lo que reciben.

    Embarazada a los 43 años y tras sufrir dos abortos, a María Rosa Sánchez -que ahora preside la asociación Trisomía 13, Trisomía 18 y Otras Malformaciones Congénitas- y su marido les propusieron la prueba de la amniocentensis «por activa y por pasiva», pero se negaron por el riesgo de aborto. A partir de la semana 20, en cada ecografía aparecían problemas, más graves que los del síndrome de Down, y siguieron las presiones, también -hasta el octavo mes- para abortar. Afirma rotunda que este tiempo, con la incertidumbre y las presiones, fue lo peor de todo.
    Leticia nació por cesárea, con el tamaño de un bebé prematuro, y María Rosa pensó «que había tenido un monstruo, porque se la llevaron enseguida a otra clínica», donde permaneció dos meses. Le diagnosticaron síndrome de Edwards o trisomía -un cromosoma de más- en el par 18, un trastorno incompatible con la vida. El 95% de los niños que lo sufren mueren en abortos espontáneos, y otros muchos durante el parto o poco después. Desde el primer momento, el objetivo de la familia fue «que el tiempo que viviera, viviera bien; sin ninguna medida extraordinaria por alargar su vida», pero tampoco abandonándola: «No es lo mismo irse apagando que asfixiarse o morirse de hambre».
    En cuanto cogió peso, se la llevaron a casa, y tuvieron que aprender a alimentarla con sonda. A estas dificultades, se añadieron los desplantes de los médicos -aunque su actitud, con el tiempo, mejoró- y las trabas administrativas: «Nos costó mucho conseguir el oxígeno, y una mochila para poder llevarlo fuera de casa». Leticia fue a rehabilitación y le pusieron las vacunas, por si su vida se prolongaba. Su madre cree que su calidad de vida fue buena: «No sufrió dolor. Llegó a sonreír -dicen que no pueden-. Tuve que coger una excedencia, pero salíamos y disfrutábamos».
    «Sabíamos -continúa- que, en cualquier momento, se podía morir. Gracias a Dios, murió con todos en casa, le dimos un beso y nos despedimos». Tenía ocho meses, una vida larga para su condición, aunque el récord de la asociación lo tiene una niña de 14 años. Otra madre del grupo, doña Rita Castillo, sólo disfrutó de la pequeña Ángela nueve días, «que no cambiaría por nada. Estuve con ella, me la ponían en el pecho, y se ponía contenta. Nunca perdió su dignidad. Es mucho mejor que se muera así, que matarla dentro. Ella ha conocido mi cariño, y yo el suyo». Incluso una compañera de María Rosa, cuyo hijo, con el mismo trastorno, sólo sobrevivió dos horas, «dice que fue una gozada abrazarlo y despedirse».
    María Rosa lo tiene claro: «Como madre, me gustaría tener a mi hija por aquí corriendo», pero «valió la pena: en casa había más alegría, más paz. A todos nos ha venido muy bien. Al matrimonio nos ha unido más, y mis otros siete hijos -que tenían entre cuatro y 18 años- se volcaron. Todos aprendieron a hacerle la rehabilitación en casa. Con tanto trabajo y tanta parafernalia, estábamos mucho más organizados que ahora».

    Mejor, en casa

    Por puro azar, María Rosa y su familia fueron conociendo a más familias que han pasado por lo mismo, y así nació su asociación, que ahora forman 12 familias. Su principal objetivo es «animar a las madres a que no aborten. Te dicen que vas a tener un monstruo, pero les enseñamos fotos y se van mucho más tranquilas. También les contamos cómo están de mal las parejas de la asociación que han abortado».
    Lo más importante es el acompañamiento, durante el embarazo, y también en el hospital. De paso, intentan concienciar al personal sanitario para que les facilite las cosas, y algo van cambiando. Por ejemplo, hace seis años a María Rosa le costó que le dejaran coger a su hija, y hoy es normal. Aunque les dé miedo, animan a los padres a llevarse al niño a casa, y les asesoran: «Luchamos para conseguir ayudas como el oxígeno a domicilio y la mochila, y recaudamos fondos para ayudar a las madres con pocos recursos que tienen que dejar el trabajo». Todo para que padres e hijos disfruten de esa vida, dure lo que dure.

    María Martínez López

    Lo grave, y lo más grave

    La posibilidad de abortar hasta las 22 semanas a un feto con «graves anomalías», presente tanto en la ley actual del aborto como en el Anteproyecto del Gobierno, «aun habiéndose declarado constitucional, implica a nuestro modo de ver una clara colisión con la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, de Naciones Unidas», afirma el recientemente publicado Informe del Consejo Fiscal sobre el Anteproyecto del aborto. El artículo 10 de la Convención implica -aclara el Informe- que, «cuando hay una legislación que prohíbe el aborto» -fuera del plazo de 14 semanas-, no puede ser que esa misma legislación lo permita» para los discapacitados. Siendo esto grave, el principal problema del Anteproyecto, para el Consejo, es el hecho de que, al hablar de un supuesto derecho al aborto «el valor fundamental de la vida humana quede absolutamente desprotegido» durante este plazo.

    Fuente: Alfa & Omega

    Comunicación entre esposos: ¡¡¡ruido, ruido, ruido!!!

    Imaginemos a una pareja en la etapa máxima de su enamoramiento. Todo entre ellos es comunicación: se hablan con la mirada, con una y mil frases bonitas, a través de recados, tarjetas, cartas… ¡y hasta por telepatía!

    Pero, un día… ¿qué pasa? Algo molesto sucede que rompe la comunicación, y de ahí se desencadenan una serie de situaciones tristes, conflictivas, y tan dolorosas que pueden llegar hasta la fractura o el rompimiento total de la relación: esa pareja ha permitido que el ruido se interponga entre ellos.

    Pasa lo mismo que cuando hablamos por teléfono. De pronto puede surgir en la línea un ruido extraño que dificulta el entendimiento. Si el ruido es leve, sólo molesta un poco pero se logra la comunicación, aunque sea a medias. En cambio, si el ruido es estruendoso, hace imposible que llegue el mensaje.

    En el caso del teléfono, la situación se arregla volviendo a marcar o conversando personalmente. Pero en el caso de una pareja de novios ¡y sobre todo de esposos! que hayan dejado entrar el ruido en su hogar, el problema se vuelve difícil -aunque no imposible- de resolver. Es importante, por eso, conocer los “ruidos”, de todo tipo, que pueden dañar a la pareja, con el fin de evitarlos.

    Tipos de ruido

    - Egoísmo

    El esposo llega del trabajo y no puede, o no quiere, desconectarse de los problemas o pendientes que tiene en su empleo y con ello bloquea la comunicación en su familia.

    La esposa está tan entusiasmada hablando de su clase de cocina que no deja al marido hablar de nada más.

    Alguno de los dos ha tenido un día horrible y no puede quitarse el mal humor, pero ni siquiera lo intenta, más bien se desquita con el cónyuge o con sus hijos, como si ellos tuvieran la culpa.

    Uno de los dos no está en disponibilidad de comunicarse porque está muy cansado, tiene demasiado sueño o se siente mal.

    Y en lugar de explicar su malestar, únicamente se duerme dejando a todos con una sensación de no haber sido tomado en cuenta y de que algo anda mal.

    Todos estos casos son muestra de que las personas actúan a veces pensando sólo en sí mismas y esto no resulta justo para los demás. Este tipo de ruido resulta ser el más común.

    No tiene que ser drástico para que corte la comunicación, basta con que uno de los dos interlocutores -el que habla o el que escucha – no esté realmente con ánimos de conversar para que se impida una verdadera comunicación.

    - Activismo

    “¡Ya llegué!… ¡ya me voy!” ¿Alguien recuerda esta conocida frase? Se trata de esas personas que llegan “volando” a su casa, nada más para cambiarse de ropa y volver a salir “disparado”.

    El cónyuge no alcanza ni a contestarle pues los ven como a una ráfaga que cruza varias veces al día por su casa.

    Aunque este es un caso exagerado, sí sucede muchas veces que estamos todos tan envueltos en el activismo, que descuidamos la conversación tranquila con nuestra pareja, y esto, tarde o temprano, afecta la unión de los dos.

    - Agresividad

    No hay nada que corte más la disponibilidad de una persona para escuchar que una ofensa.

    Si tenemos quejas o diferencias con nuestro cónyuge o novio, lo mejor es buscar las palabras que tengan el significado de lo que queremos decir pero sin ofender.

    Algunas frases que podemos prohibir en el hogar son:

    - Te lo dije…
    – Siempre que yo… , tú…
    – Nunca me…
    – ¿Qué?, ¿no entiendes?

    Hay veces que el enojo o el orgullo nos hacen imposible este propósito de no ofender, pero es mucho más difícil pedirle a una persona que nos escuche y nos entienda, si se siente ofendida.

    Aquí también cabe el otro propósito de olvidar las fallas que se han cometido en el pasado, como quien dice: “borrón y cuenta nueva”, ya que el recordar las ofensas es otra forma de ruido dañino.

    - “Adivinanzas”

    Pedro y Sandra llevan cinco años de casados.

    Cada año Pedro se va una semana de pesca y también cada año Sandra se niega a ir con la excusa de que a ella no le gusta dormir en el campo.

    Este año, Pedro organizó la cacería para fin de año y pensó que sería bueno invitar a sus hijos mayores, pero no a Sandra.

    Pedro pensó: “No le voy a preguntar ni siquiera si me quiere acompañar, ya sé que a ella no le gusta eso de andar acampando”.

    A su vez, Sandra pensó: “No puedo creer que se vaya a ir en fin de año, que me vaya a dejar sola, sin los niños y ni siquiera me invite”.
    Aquí puede surgir un conflicto que se pudo haber evitado hablando. Se trata de un marido “adivinador”. Es cierto que muchos años de convivencia permiten a la pareja conocerse mejor, pero aun así, en muchas ocasiones es mejor consultar para saber a ciencia cierta los deseos o pensamientos del otro.

    Por otro lado, también es más conveniente explicar lo mal que me hace sentir cierta decisión, o que se me tenga “tanta consideración”, que armar toda una tragedia interiormente. No esperar que me adivinen lo que realmente quiero si no lo digo abierta y tranquilamente.

    - Miedo de hablar:

    Miguel piensa que podría tener mejores oportunidades de trabajo en otra ciudad, pero no sabe cómo decírselo a Susana. El cree: “La última vez que toqué este tema, se puso a llorar, mejor no digo nada. Si sólo tratara de comprender la situación”.

    En otra pareja, vemos que Lucía siente que dos hijos son muy pocos, pero su esposo Alfonso cree que son suficientes. Los embarazos son pesados para Lucía y los dos niños ya se hacen compañía el uno del otro. Ella pasaría otro embarazo difícil con la ilusión de tener una mujercita. Lucía, cada vez que la idea vuelve a su cabeza, piensa: “La última vez que hablamos de eso se puso furioso, mejor lo dejo así”.

    Es importante ser receptivos y calmados al escuchar a la pareja, motivarla y hacerla sentir que en realidad todo se puede tratar y todo se puede arreglar “hablando”.

    - Incomprensión

    A Eduardo le encanta hacer planes con sus amigos del trabajo.
    Siempre se le hace fácil decir que sí podrán asistir a reuniones sin consultar a Marcela.

    A Marcela también le gusta salir en pareja pero le agradaría frecuentar más a sus propias amigas con sus novios.

    Pero como ambos saben ‘que hablando se entiende la gente’…Marcela simplemente le dice a Eduardo: “Me gustaría que cuando hagas planes para el fin de semana me consultes primero”.

    En otra familia, a Esthela le encanta preparar postres para su familia, pero Horacio lleva un año tratando de bajar de peso y es muy antojadizo. Ella le dice que sí necesita bajar de peso, pero le sigue preparando postres. Horacio buscando obtener comprensión le dice:

    “Esthela, ya sabes que me encantan tus postres, pero no me estás ayudando a mi propósito.

    Te pido que sólo hagas postre una vez a la semana, así los niños disfrutan y yo sólo batallo un día”.

    Si estas situaciones no se comentaran, surgiría un sentimiento de incomprensión que podría afectar a la pareja.

    - Grandes diferencias

    Cuando una pareja se enamora, con tal de consolidar su unión, no da importancia a las diferencias entre los dos en cuanto a cultura, religión, o aspecto económico.

    Esas diferencias, a la larga pueden estropear la comunicación en el noviazgo o en el matrimonio.

    Otra diferencia importante que debe cuidarse, es el caso de que uno de los dos crezca intelectualmente cuando el otro se queda rezagado pues esto también puede ser factor de desunión.

    Se puede dar cuando la mujer persevera en tomar cursos de educación para los hijos o formación espiritual mientras que al marido no le llama la atención.

    O bien cuando el marido trabaja mucho y no comunica o explica a su mujer los problemas o cambios importantes por los que pasa su negocio u ocupación.

    La esposa, si no tiene oportunidad de formarse y crecer de otra manera, por su ocupación de ama de casa y madre por ejemplo, podrá ir quedándose atrás en conocimientos básicos generales.
    Para evitar esto, es importante mostrar siempre un interés sincero en las cosas del cónyuge de ésta manera siempre tendrán temas en común y sentirán el apoyo de la pareja.

    - Intervenciones

    Es muy fácil que un conocido o familiar ponga ruido en una relación de novios o esposos, pero…¿quién les va a enseñar o ayudar a convivir de nuevo? La base para eliminar este ruido está en confiar plenamente en el cónyuge y no creer nada que se nos diga acerca de él o ella sin haberlo consultado con el ‘acusado’ primero.

    - Silencios

    Parece una contradicción, pero el silencio es, en sí mismo, un verdadero bloqueo para la comunicación, porque se puede mal interpretar.

    Si bien es importante y hasta bueno que haya silencios en tiempos de paz y alegría, hay que estar siempre atentos a que nuestro silencio no represente un conflicto.

    Los silencios después de un enojo, pueden estar motivados por el orgullo. Si éste es el caso, no debemos dudar en romperlo ya que lo único que está causando es una serie de barreras y rencores que no se eliminan con facilidad.

    El que se atreve a romper este tipo de silencio orgulloso, es por lo general, el que tiene mayor humildad y habilidad de comunicación de los dos, y con seguridad también es …¡el más inteligente!

    Diana T. de Pozas
    Fuente: Desarrollo y Formación Familiar A.C.

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 37 seguidores