«Yo soy el 10%»

El niño con síndrome de Down que está empezando a revolucionar la Red
“No soy perfecto, pero soy feliz. Soy obra de Dios y llevo su imagen. He sido bendecido. 
Soy el 10% de los niños con síndrome de Down que han sobrevivido a Roe vs Wade
El niño se llama Boaz y tiene seis años. Su padre, Andy Reigstad, tomó la foto para mostrar a la gente cómo son las cosas: “Aunque nuestro hijo no es perfecto (ninguno lo somos), es feliz y su vida vale la pena vivirla”.

Carta desde el Congo

Nuestro amigo Donato, sacerdote congoleño ‘de RD de Congo’ nos escribe sobre la realidad de su país, la situación es dura, hace unos días habían asesinado a una religiosa y a un sacerdote

Hablando sobre la educación “…son los padres quienes pagan a los profesores para que se escolaricen sus hijos. Esto quiere decir que los hijos de los pobres no pueden escolarizarse. Lo que es una verdadera pena. Ante esta situación, hemos puesto en marcha un pequeño centro donde los hijos e hijas de los pobres pueden prepararse al examen final del bachillerato. Es verdad que no es una respuesta global al problema, pero es lo que podemos. Incluso, esto va más allá de nuestras posibilidades. Se trata de unos jóvenes que no han podido terminar con la secundaria por causa de dinero. Tenemos a 10 profesores a quienes pagamos 50 dólares al mes, cada uno, esto está constando muchísimo…”

Salen a la calle de mil maneras, en manifestación, con romerías… en una de estas manifestaciones mataron a un joven de 23 años, padre de un bebé de 3 meses. Unos se cansan, otros continúan la lucha; celebraron en la catedral una misa con procesión por los últimos asesinados.

Manda un saludo: “No os canséis de insistir a los que no quieren escuchar, no os canséis de denunciar las injusticias”.

“Reconozco que lo que mando no es del todo fácil. Pero, es lo que estamos viviendo. Son imágenes del asesinato de la hermana Denise Kahambu Muhayirwa, monja de clausura, asesinada el lunes 7 de diciembre 2009, sin ninguna razón (no manifestaron ninguna). Ojalá que con nuestro compromiso, podamos conseguir que esto no vuelva a ocurrir nunca jamás en este mundo con esas imágenes realmente escalofriantes os deseo FELIZ NAVIDAD; es que es lo que tengo”

Autor: Solidaridad.net- Fecha: 2010-01-05

4ª de Adviento: La Llegada es Inminente

«Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel. Su origen es desde lo antiguo, de tiempo inmemorial. Los entrega hasta el tiempo en que la madre dé a luz, el resto de sus hermanos retornará a los hijos de Israel. En pie, pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios. Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y éste será nuestra paz.»

Miqueas 5, 1:4a


El Adviento es un tiempo breve. Apenas cuatro semanas para ponernos en orden, para darnos un toque de atención y enseguida sucede lo que tanto hemos ansiado. Celebramos lo que la humanidad estaba esperando desde siempre. Y nosotros, hoy, dos mil años después, seguimos todavía ansiando ver en su plenitud. Pero ya ha habido señales claras, distintas, de que ese momento está por llegar y de que llegará de verdad.
Las lecturas de este domingo ya no nos invitan, como las de los anteriores, a la conversión. Ahora se nos invita a fijar la vista en el pasado. La mirada se centra en aquella esquina del mundo que era Palestina y que fue antes el reino de Israel. Es uno más de los territorios ocupados por los romanos. Reina una paz relativa, como en todos los lugares donde una potencia ocupante impide a los pueblos gobernarse a sí mismos. Hay ansias de liberación en unos, los que sienten oprimidos. Otros, los que se han beneficiado de sus tratos con los romanos, hay deseos de que la situación sea estable y permanezca en el tiempo.

Dos mujeres embarazadas

La mirada se centra todavía más. Estamos tan cerca que ya distinguimos a las personas, a los protagonistas de nuestra historia. Aparecen en el Evangelio María e Isabel. Se habla también de Zacarías, el esposo de Isabel. María e Isabel son primas. Las dos están embarazadas. Para ninguna de las dos ha sido un embarazo fácil. Las dos sienten en su interior que ha sido la gracia de Dios, el Espíritu de lo alto, la que ha hecho posible su embarazo. Sienten el gozo íntimo de tener en su interior una nueva vida, que es siempre motivo de esperanza, de alegría. Una mujer embarazada, un niño recién nacido, son siempre causa de esperanza, son el signo contundente, para el que lo quiere ver, de que la vida sigue, de que Dios continúa creando, de que la vida es más fuerte que la muerte.
Para nosotros hoy recordar aquel momento, el encuentro de las dos primas, es revivir y sentir en nosotros el gozo de la vida que puja por triunfar sobre la muerte. Sentimos la experiencia de la muerte demasiado presente en nuestro mundo. Socialmente porque la crisis económica nos afecta a todos. Hasta los habitantes de los países desarrollados hemos sentido la mordedura de la inseguridad. En otros países, que ya eran pobres de por sí, hay más pobres, hay menos futuro. Políticamente los conflictos parece que triunfan sobre el diálogo y la búsqueda del bien común. Las guerras siguen. La violencia no para. Se sigue condenando a muerte y, a veces, por razones increíbles.
No todo es malo ciertamente. No hay que pintar de color negro un mundo que ya es de por sí gris oscuro. Hay momentos de luz. Pero muchos de ellos son artificiales, ilusorios, fruto sobre todo del egoísmo, del “que cada uno se busque la vida”. La verdadera fraternidad escasea y no llega a todos. Hay muchos excluidos. Demasiados.

La alegría de la esperanza

Por eso, hoy tiene que aparecer en nuestro rostro una gran sonrisa al escuchar estas lecturas. Nos hablan de esperanza y de futuro. Nos dicen que hubo un momento en que la llegada era inminente. Hay que releer en esta clave la primera lectura. De estas mujeres sencillas, María e Isabel, nacerán Juan, el Precursor, y Jesús, el Cristo. Nuestra esperanza no es infundada porque eso ya sucedió hace muchos años. Y sabemos que el Reino de Dios ya está aquí. De Jesús dice el profeta que “pastoreará con la fuerza del Señor” y que “será nuestra paz”.
Viene a cumplir la voluntad de Dios, como se dice en la segunda lectura. No es una voluntad abstracta y desconocida. Sabemos que Dios quiere la vida, nuestra vida, que su voluntad es que todos nos salvemos. La voluntad de Dios no es motivo de amenaza sino de esperanza. No se perderá nada de lo que Dios ama. Y Dios ama su creación. Dios nos ama a cada uno de nosotros.
Lo que el Señor dijo a María se cumplirá. Se ha cumplido ya en Jesús. Nosotros seguimos esperanza su cumplimiento definitivo. Pero nuestra espera está dominada por el gozo y el compromiso. Por la alegría íntima que nos nace de dentro y por la voluntad de construir ya este mundo según el Reino. Es tiempo de alegría. Es tiempo de gozo.

Fernando Torres Pérez, cmf | fernandotorresperez@earthlink.net

Fuente: Ciudad Redonda

EL HAMBRE PUEDE y DEBE DESAPARECER


Invitación a las más de 30 Marchas Solidarias que tendrán lugar, como todos los Diciembre, desde hace más de 15 años, en España e Iberoamérica, CONTRA LAS CAUSAS DEL HAMBRE, DEL PARO y DE LA ESCLAVITUD INFANTIL.

Campaña por la Justicia en las Relaciones Norte-Sur CONTRA LAS CAUSAS DEL HAMBRE, EL PARO Y LA ESCLAVITUD INFANTIL

Cada día más de 100.000 personas mueren de hambre, la mitad son niños.

El hambre asesina al 85 % de la humanidad, el hambre sigue creciendo en los países empobrecidos mientras el 15 % de la humanidad disfruta de niveles de consumo inmorales. Cada día mueren más de 100.000 personas de hambre de las que 50.000 son niños.

Según el reciente informe de la FAO de noviembre de 2009 el hambre ha crecido en todos los continentes, manteniéndose el alto precio de los alimentos de 2008, con un incremento en lo que va de año más del 10,5%. Las restricciones impuestas a los mercados por el Norte enriquecido, en control de la biotecnología, las subvenciones agrícolas a los productos del norte, son las principales causas de esta situación.

Las políticas de AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo) siguen financiando las exportaciones y la industria de los países del norte con criterios de control político sobre los empobrecidos. Roban dos veces, aumentando la dependencia del donante y creando deuda a largo plazo.

En 2009 se acaba de aprobar un nuevo plan África que permitirá negocios a las empresas en temas como energía, armamento y ahondará en el robo de las riquezas de los países del continente. Entre ellos uno de los negocios más jugosos, es la venta de armas a los países, en las que España ocupa el sexto lugar.

Las causas de esta situación de robo a los empobrecidos son fundamentalmente unas relaciones políticas y económicas injustas: el comercio internacional basado en el lucro y expolio de los recursos de todo tipo en beneficio de una minoría de países y élites corruptas; el monopolio científico técnico que excluye a la mayoría de la población, la organización financiera internacional que favorece la usura y la especulación con los alimentos, los grandes organismos políticos internacionales que no son democráticos.

En este marco político de injusticia la nueva ley de inmigración da una vuelta de tuerca más contra los empobrecidos de la tierra, explotación laboral y persecución, al servicio del capitalismo más salvaje, con el gobierno del PSOE y el consentimiento de los sindicatos.

Otra forma de opresión a los inocentes es el aborto, que con la nueva ley, se da un impulso más al aplastamiento de los últimos, legislado y permitido por PSOE y PP en sus distintos gobiernos, desde 1982. A nivel mundial el exterminio de millones de niños no nacidos en nombre de la lucha contra la pobreza es, en realidad, la eliminación de los seres humanos más pobres.

Las políticas de ayudas asistencialistas han sido denunciadas por el Papa Benedicto XVI quien ha señalado, tanto en la cumbre de noviembre ante la FAO como en su reciente encíclica, que para acabar con el hambre se necesita “eliminar las causas estructurales que lo provocan”, y ha acusado a los países enriquecidos con estas palabras :“el hambre es el signo más cruel y concreto de la pobreza, no es posible continuar aceptando la opulencia y el derroche, cuando el drama del hambre adquiere cada vez mayores dimensiones”.

Las respuestas al hambre sólo pueden ser eficaces si se plantean en el plano de la acción política solidaria que cambie radicalmente las bases políticas, económicas y culturales del actual sistema imperialista, atacando las causas de las injusticias.

Pedimos a todas las personas, familias, instituciones de buena voluntad que ¡Alcemos nuestra voz en solidaridad con los empobrecidos! Si los ciudadanos lo exigiéramos, se evitarían millones de muertes inocentes. Podemos acabar con el hambre, ¡si queremos!

Pincha en la imagen y consulta cuando se celebra en tu ciudad

Fuente: Solidaridad.net

3º de Adviento: «¿Entonces, qué hacemos?»


Tañed para el Señor, que hizo proezas, anunciadlas
a toda la tierra; gritad jubilosos, habitantes de Sión:
“Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel”.

Lecturas 3ª semana de Adviento

Vamos a pensar un poco en el Evangelio de hoy. Juan está en el desierto. Está anunciando que viene el Mesías prometido, el que va a poner todas las cosas en orden, el que va abrir un nuevo futuro para el pueblo. Y la gente se le acerca. Escuchan que hay que convertirse como medida fundamental para prepararse para la venida del que viene –aquí entramos nosotros porque estamos precisamente en Adviento y se supone que en este tiempo nos tenemos que preparar para celebrar la venida de Jesús, así que el tema nos interesa y mucho–.

Lo que viene ahora es la reacción normal de la gente que rodea a Juan. Si hay que convertirse, qué significa eso en la práctica. Cada uno pregunta desde su vida y recibe su respuesta de parte de Juan. A la gente en general les dice que compartan sus bienes con los que no tienen. A los publicanos que no roben al cobrar los impuestos. A los soldados que no se aprovechen de su fuerza ni de su autoridad.

De las recetas a las soluciones reales

Seamos sinceros. Cada uno de los que escuchaba a Juan ya sabía la respuesta que iba a recibir. Porque son consejos de sentido común. Pero son precisamente los consejos que no queremos escuchar. Al leer esta Evangelio me ha venido a la mente, las veces que he ido al médico buscando una solución fácil, una receta, para mi enfermedad. Unas pastillas que, tomadas durante una semana, me dejasen como nuevo. Lo malo es que muchas veces el médico no me receta las pastillas sino otras cosas que son justo las que yo me imaginaba pero no quería oír: que haga una vida más sana, que haga más ejercicio, que deje de fumar, etc.

Al acercarnos a Jesús, al preparar su venida, también nosotros querríamos encontrar una solución fácil y sencilla, una pastilla que nos convirtiese de golpe. Pero eso no existe. Convertirse es cambiar de vida, es actuar con justicia, es compartir lo que se tiene con los hermanos que carecen de ello, es no aprovecharnos de los demás. Convertirse para participar en el Reino es establecer una nueva forma de relacionarnos con los demás, como Dios quiere que nos relacionemos, como hijos e hijas suyos, todos compartiendo de la misma mesa.

Atención a algo que es importante. En ninguna de las respuestas de Juan se dice que convertirse consista en hacer mucha oración y mucha penitencia para llegar obtener el perdón de nuestros pecados. Parece que a Juan el pasado no le importa. Juan mira al futuro. Convertirse no es regodearse en lo pasado y mirarnos al ombligo de nuestras faltas sin cesar. Convertirse es cambiar de vida desde ya, comenzar a actuar de otra manera, más justa, más equitativa, más fraternal porque así nos quiere Dios, porque esa es la voluntad de Dios. Que le gusta más a Dios el regalo del amor al hermano que cientos de padrenuestros en la oscuridad de alguna iglesia.

La conversión es liberadora

Ahí estamos en el buen camino del Adviento, en la verdadera preparación no sólo para celebrar el nacimiento de Jesús sino para que Jesús se haga presente en nuestro corazón, se sienta cómodo en él y nosotros podamos continuar su misión de anunciar el amor de Dios a todos los que nos rodean.

Y todo eso con alegría, con gozo, contentos porque la conversión de que nos habla Juan es liberadora. Podemos dejar atrás nuestras ataduras, nuestros egoísmos, todo lo que nos hunde y no nos deja volar, todo lo que nos centra de tal modo en nosotros mismos, en mis necesidades, en mis problemas, en mis angustias, en mi deseo de sentirme seguro, que nos impide levantar la vista y descubrir al hermano y a la hermana con los que me puedo sentir feliz compartiendo lo que tengo: la vida que Dios me ha regalado. De la alegría y el gozo que provoca esa liberación es de lo que nos hablan la primera y la segunda lecturas. Sólo por ese camino encontraremos la verdadera paz y la verdadera alegría.

Lo que nos dice Juan es de sentido común. Nosotros, como los que le escucharon entonces, ya sabíamos su respuesta. Hubiésemos preferido otra más simple, más fácil pero Juan nos lleva a la verdad de lo que no queremos oír pero que, en el fondo, sabemos que es el único camino. Ahora hay que poner manos a la obra. Y convertirnos. O, por lo menos, intentarlo.

Autor: Fernando Torres Pérez, cmf | Fuente: Ciudad Redonda

¿Tolerancia? ¿Cómo dijo?


Valores básicos en los que se sustenta la sociedad, construida sobre las actitudes de respeto, tolerancia y diálogo.

En el Primer Mundo la tolerancia se ha convertido en un tema muy importante. Pero claro, tolerancia de los cristianos para con los no cristianos, nunca al revés. Porque, créase o no, hay personas que afirman sentirse ofendidas cuando en un país de mayoría cristiana, se les dice Feliz Navidad. Entonces se cambia el Feliz Navidad por Felices Fiestas. Pero en realidad, se piensa en Feliz Navidad, porque todos saben que es LA fiesta. Como dice el inglés: Jesus is the reason for the Season. (como algunas tarjetas dicen “Season´s greetings” -felices fiestas-, el dicho afirma: “Jesús es la razón de las fiestas”.

La idea es quitar a Dios del medio. Del gobierno, de la vida pública, de la vida privada… Que Dios no interfiera con nosotros! Y después nos preguntamos por qué estamos como estamos…

Bueno, así surgen instituciones como la American Family Association, con más de un millón de adherentes, que razona así: si con los cristianos las grandes cadenas ganan millones y millones de dólares, están llenos de productos de Navidad, pero cambiaron los carteles de Feliz Navidad por los de Felices Fiestas para “no ofender a las minorías”, de esta forma ofenden a los cristianos, que no quieren que se sigan matando los valores por el vil metal. Entonces sugiere que se le envíe emails a la empresa expresando que si no revierten su política, el remitente no comprará más en dicha tienda. Así la AFA ha tenido muchos logros.

A veces la lucha contra Navidad es bastante agresiva en el Primer Mundo. Yo defiendo a los judíos en muchas de sus luchas. Pero hay una en la que no cuentan con mi apoyo. Es que aquí, si pones un árbol de Navidad en un lugar público, te exigen muchas veces que agregues una menora, el candelabro judío, expresando la tolerancia hacia otras religiones. Pero hete aquí que no se preocupan de que haya también símbolos musulmanes, budistas, hindúes u otros… sólo el judío.

En Estados Unidos hay 80% de cristianos y 1% de judíos. En Israel hay 80% de judíos y 2,3 % de cristianos. Si yo voy a Israel y me dicen Feliz Hanuka, yo les responderé Feliz Hanuka. No se me ocurriría decirles que me ofenden, porque no soy judío. Al contrario, me sentiría auténticamente feliz de compartir la alegría de los judíos. Pero si en Estados Unidos le dices Feliz Navidad a un judío, muy probablemente éste afirme que se siente ofendido, o no te responda, o quizás te diga con cara de “no me moleste”: Yo no festejo Navidad. Y me pregunto: ¿por qué tanta intolerancia en el país “de la Libertad”? ¿Quién ofende en realidad?

Aquí el árbol de Navidad se está transformando en Holiday Tree. Los regalos de Navidad, en Holiday presents. Las galletas de Navidad, en Holiday cookies. Los adornos de Navidad, en Holiday decoration.

Se trata literalmente de una guerra contra la Navidad. Pero esto es sólo una expresión de la guerra contra los valores cristianos. Quien no está atento a los signos de los tiempos, no lo puede percibir. Quien sólo tiene acceso a los medios de comunicación generales, muy difícilmente lo pueda ver.

Pienso en la astucia excepcional del Código Davinci. “Es pura fantasía” afirma su director Dan Brown, pero sabe muy bien que si bien toda la película es una novela, erosionará la fe de muchos inseguros. Más, si este señor hipócrita después empapela las ciudades de Estados Unidos publicitando su película con el insólito y desvergonzado slogan: “Know the truth” (Conoce la verdad). “Miente, que siempre algo queda”, decía Göbbels, el Ministro de Propaganda de Hitler.

La misma estrategia utiliza National Theographic, quizás ya no más Geographic, porque se transformó en una entidad que quizás haga más teología que ciencia natural. Por varios meses, la noticia principal de su página de internet fue el presunto “descubrimiento del evangelio perdido de Judas”, sacando conclusiones teológicas sobre un hallazgo interesante sobre una secta que la Iglesia ya conoce desde hace 2000 años. ¿Cómo Judas pudo haber escrito un evangelio en menos de medio día, si tal como relata Hechos de los Apóstoles en 1,18, el apóstol, luego de traicionar a Jesús, se suicidó? Miente, que siempre algo queda.

La pregunta del millón. ¿Por qué tanta saña contra la Iglesia, contra el cristianismo?

Los poderosos creen que al quitar a Dios del medio, no sólo borran los valores, sino también el sentimiento de culpa. La Iglesia es esa detestable institución que intenta transmitirme lo que Dios piensa. Como Juan el Bautista que acusaba a Herodes por sus inmoralidades. La solución fue cortarle la cabeza… ¿pero borró así el sentimiento de culpa, o sumó acaso una culpa más? ¿Dónde está ahora Juan? ¿Y Herodes?

Cuando en Dinamarca se publicaron caricaturas que en parte mostraban la realidad de un Islam violento (una de sus facetas; la otra es sin duda de paz), Occidente reaccionó defendiendo la libertad de expresión a mansalva. Cuando el Papa expone la misma realidad, en aras de lograr paz, expresando que una religión violenta se encuentra lejos de Dios, Occidente lo tilda al menos, de desubicado, y en el mundo musulmán se mata a cristianos para protestar por tan ajustadas observaciones.

La “tolerancia” motivó en España a la directora del Instituto de Mijas a retirar el nacimiento de la escuela y botarlo a la basura, para no herir sentimientos de nadie! El Foro Andaluz de la Familia le otorgó a esta “maestra de la tolerancia” el Premio Herodes 2006, con el que se quiere identificar acciones contra la infancia que ponen en peligro valores básicos en los que se sustenta la sociedad, construida sobre las actitudes de respeto, tolerancia y diálogo.

¿Cuál es mi respuesta ante la intolerancia?

Primero debo comentar que mi esposa es judía, no creyente. Tenemos más de 20 años de casados, y nuestro matrimonio no sólo se ha caracterizado por una excepcional tolerancia, sino que está basado en un profundo amor. Los cristianos debemos ser los paladines del amor, que es mucho más elevado que la tolerancia.

Pues bien, cuando va llegando la Navidad y pienso en el infinito amor de Jesús, de hacerse hombre para salvarme, para salvarnos, se me empieza a poner la piel de gallina! Y comienzo a hacer planes. Quiero que todo el mundo sepa que soy cristiano, y que Jesús viene una vez más a salvarnos. Y comienzo a pensar en todos los recursos que están a mi disposición: Escuela de mi hijo, vecindario, grupos de encuentros…

Y así invito para el 15 de diciembre a todos los compañeros de mi hijo (tiene 6 años) y a unas 100 familias del barrio a través de un volante en cada casa, a una noche de villancicos y fiesta de Navidad a mi casa; y el 16 de diciembre, invito a unos 3500 miembros de grupos de encuentro que dirijo, junto con unos 2500 exalumnos, también a festejar la NAVIDAD en mi casa. Por supuesto no vienen todos, pero todos reciben la invitación, no a festejar “las fiestas” sino la NAVIDAD! Y son encuentros maravillosos!

Además, como es de imaginar, saludo a todo el mundo con un “Merry Christmas”. Así como respeto a quien me dice “Happy Halloween”, espero que me respeten cuando por diestra y siniestra saludo: “Feliz Navidad”.

Y lo más lindo de todo: Dado que vivo en Washington, DC, me voy un fin de semana a Nueva York con mi guitarra y equipo de sonido, y canto villancicos en la estación del ferry, compartiendo con todos los viajeros, que hay esperanza, que Jesús nace para salvarnos, y que es está llegando la Navidad,.

Quizás tú también quieras participar de este proyecto maravilloso: Navidad a la Calle, www.navidadalacalle.org , para anunciarle al mundo que es tiempo de gracia, tiempo de amor, tiempo de redención.

  • Preguntas y comentarios al autor de este artículo
  • Autor: Enrique Soros | Fuente: Catholic.net

    Primer Domingo de Adviento “El valor de la esperanza”



    1ª Lectura
    Mirad que llegan días –oráculo del Señor– en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la casa de Judá. En aquellos días y en aquella hora suscitaré a David un vástago legítimo, que hará justicia y derecho en la tierra. En aquellos días se salvará Judá y en Jerusalén vivirán tranquilos, y la llamarán así: Señor-nuestra-Justicia.

    Jeremías (33,14-16)


    Salmo 24 2ª Lectura

    Evangelio san Lucas (21,25-28.34-36):
    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y del oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad, ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros temblarán. Entonces, verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.”

    Primer Domingo de Adviento: El valor de la esperanza

    En este domingo, nos reta la Palabra de Dios a resolver un problema; no es complejo, pero está delante de nuestros ojos todos los días y nos hemos acostumbrado de tal manera a él, que será necesario hacer un esfuerzo por resolverlo. Por una parte, podemos detectar a nuestro alrededor una cierta tristeza en mucha gente, como un abatimiento interior que ha paralizado muchas iniciativas; pero no salimos ganando cuando nos acercamos a las noticias de los medios de comunicación, que son incansablemente repetitivas y, desgraciadamente, prefieren mostrar siempre la parte más triste de la condición humana… Ved cómo ocupan demasiado espacio las historias de los secuestros, las violencias, abusos de poder, las infidelidades, las mentiras y calumnias, el cada uno a lo suyo… ¿Será que estas historias, poco ejemplares, son la realidad? Por otra parte, la Iglesia no se cansa de proponernos, en este tiempo de Adviento, la esperanza, como valor y como solución, que la justicia y el derecho vienen de Dios. ¿David contra Goliat?
    Sabemos que el tema no es nuevo, que la condición humana tiende a caer en la misma piedra. La situación histórica en la que vivió el evangelista Lucas era muy parecida a la nuestra, y las soluciones que él planteaba son perfectamente válidas para el hombre de hoy. En este Evangelio se utiliza un lenguaje apocalíptico, que puede resultar extraño, pero que nos da respuestas para nuestro problema: no tener miedo. Es verdad que la época que estamos viviendo no tiene nada de fácil, que vemos temblar muchos valores humanos, el de la vida, la familia, el derecho a la educación de la prole, un secularismo que pretende alejarnos de Dios, las crisis económicas… Estas cosas son los signos del sol y las estrellas, lo que causa angustias a muchas gentes, lo que causa el desaliento y la ansiedad a nuestros vecinos… En medio de esta tormenta, se nos dice que alcemos la cabeza, que viene nuestra redención…, que no nos dejemos embotar la mente con los agobios de la vida, abandonados en el pecado… Ved cómo Dios regala la fortaleza y la serenidad.
    Te puedo decir que a mí me ayudó extraordinariamente cuando, en medio de un dolor grande por la enfermedad de su hija, de trece meses, con las horas contadas de vida, unos padres confiaron en la oración y salieron de esa terrible tormenta, puestos en pie y con la cabeza alta por la esperanza en el Dios de la Vida, que ya había acogido a su pequeña. Yo les recordaba con su rostro envuelto en lágrimas y su confianza en el Señor, que les secó sus ojos y les concedió el regalo de la serenidad al corazón.

     

    + José Manuel Lorca Planes
    obispo de Cartagena


    Fuente: Alfa y Omega

     

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 38 seguidores